¿Qué tiene de malo el idealismo?

Posted in Uncategorized with tags , , , on 10 octubre 2017 by Sel

A raíz de un comentario de una desconocida (maravillas de la globalización que nos traen las redes sociales) me hago esta pregunta que podría ir seguida con: ¿por qué le molesta a la gente que yo sea idealista? Porque no entiendo porque la gente, a veces, responde con rabia antes mis comentarios idealistas y otros con condescendencia. ¿Cómo han conseguido que consideremos el pesimismo y el negativismo una forma de realismo?
Creo que eso es algo que también debería preocuparnos. Ya he hablado con algunas personas sobre lo frustrante que es dar clase en un ámbito que literalmente se denomina “Servicios Socioculturales y a la Comunidad” donde encuentro un 90% de personas que con 18 años ya se sienten derrotadas y me entran ganas de preguntarles: ¿qué batalla habéis perdido?
10 años después soy menos ingenua y me cuesta más mantener la esperanza pero sin ella no soy nada. Sino pienso que las cosas pueden ir mejor y que se pueden conseguir, ¿para qué estoy aquí? ¿Para sobrevivir? No concibo la vida de otra manera y, sin embargo, acepto otras formas aunque me da lástima que todo se reduzca a crear bandos donde parece que es más importante “atacar” o contradecir al contrario que defender nuestra opinión justificadamente y razonar porque es la mejor opción y porque llevamos razón.
Con más frecuencia de la que me gustaría, me vengo abajo y me “rindo” temporalmente hasta que yo misma, alguien o algo me demuestra que la gente que más grita no tiene porque ser la mayoría y que mientras haya “gente distinta” (de verdad y no de palabra) las cosas pueden cambiar. Mientras tenga alumnas que me escuchen, se interesen, aprendan… mientras pueda compartir mi punto de vista con gente que disfrute soñando porque sabe que es el primer paso para hacer las cosas reales habrá poesía, habrá amor y habrá esperanza.
Por eso, quiero aprovechar esta entrada dando las gracias a esas personas que me devuelven la fe y que me hacen esforzarme cada día por ser mejor persona y ciudadana. Rendirse no es una opción y, a veces, respirar ya es suficiente.

Anuncios

Dejarse llevar, suena demasiado bien.

Posted in Uncategorized on 24 septiembre 2015 by Sel

Y normalmente lo es pero siempre hay dos caras en una moneda.

dejarsellevar

Es curioso que a lo largo del día de ayer prácticamente comenzará con el consejo de “dejarme sorprender por la vida” y terminara con la conclusión de que no siempre es apropiado dejarse llevar por la situación.

Y es que como bien dice Pau Donés (hoy va de canciones) “todo depende, de según cómo se mire, todo depende”. Normalmente soy positiva y tengo en mente ese consejo que espero ir aplicando poco a poco pero ayer me acosté preguntándome qué me había pasado y porqué me había dejado llevar con una actitud que normalmente no tendría.

Lo fácil sería poner la causa fuera: era por las compañías, surgió la conversación… Pero suelo ser honesta conmigo misma y debo confesar que eso sólo fue el detonante de algo que tengo dentro y que salió de una forma inapropiada porque criticar no es mi actividad favorita.

Así que hoy me levanto con la tarea de atender a esas emociones y pensamientos que surgieron ayer. No puedo cambiar a la gente pero si puedo ser reactiva o proactiva como dice Borja Vilaseca en “El principio se pone la corbata”. Ayer fui reactiva y no me sentí bien, hoy voy a trabajar en ser proactiva y no siempre dejarme llevar si me doy cuenta de que la reacción no me hace sentir bien.

La conclusión bien podría ser esta

proactivo_reactivo

Me gustan las mudanzas.

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 22 septiembre 2015 by Sel

Supongo que el título sonará extraño a mucha gente pero realmente creo que me gustan las mudanzas y que son una oportunidad.

Mudanza=oportunidad

                      Mudanza=oportunidad

Las mudanzas, tal y como a mi me gustaría que fueran, nos regalan una ocasión de reflexionar y recordar. Cuando no tenemos necesidad de planteárnoslo solemos acumular objetos y eso no siempre nos hace la vida más fácil ni a nosotros más felices pero hay una inercia que nos empuja y ¿para qué luchar contra ella?

Por eso me gustan las mudanzas que te ofrecen la ocasión de cambiar el aire, en cierto modo literalmente porque implican cambio de domicilio pero también porque hay cosas que no tocas, no recuerdas y de repente te enfrentas a ellas con otros ojos y dices ¿por qué no he mirado estas fotos en tanto tiempo? ¿para qué compre este artículo si ya tenía uno guardado?

Lo único que no me gusta de las mudanzas es que no sé qué hacer con las cosas que sé que no quiero. Lo más sencillo es titarlo y, en el mejor de los casos reciclarlo, pero me parece tan cruel como ciertos detalles de Toy Story 4. Que yo no lo necesite no quiere decir que sean inútiles pero no paro de preguntarme cómo darles otra vida. Hay contenedores para ropa, hay libros de 2ª mano, también se compran las películas pero ¿y el resto?

Por ejemplo, ¿qué haces con esos regalos que te hicieron con todo el amor del mundo pero que no te gustaron? Los conservas por esa inercia que te hace ponerlos en algún lugar escondido de la casa en el que los puedas olvidar pero la mudanza te hace repasar cada rincón y si eres sincero no quieres llevar esos objetos a tu nueva casa y realmente no tienes ninguna obligación de hacerlo.

En fin, mudanza y oportunidad y recuerdos y nostalgia y nuevas oportunidades. Todo eso y mucho más me ronda ahora mismo.

Los números de 2013

Posted in Uncategorized on 31 diciembre 2013 by Sel

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 350 veces en 2013. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 6 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

¿Qué sientes?

Posted in Personal, Reflexiones y divagaciones, Uncategorized with tags on 19 diciembre 2013 by Sel

ImageSiempre me ha gustado esa frase y siempre le he dado importancia a la vista, la observación, los ojos…

Cuando era adolescente disfrutaba incomodando a la gente sólo con mirarlas. Me sentía poderosa viendo cómo la gente sentía la fuerza de mi mirada y no necesitaba hablar.

También me encantan las palabras, sobre todo escritas pero el lenguaje puede quedarse corto o estás tan cansada que no tienes fuerzas para intentar explicarte una vez más. Deseas con todas tus fuerzas que, esta vez, sea alguien quién te mire a los ojos y sepa qué necesitas y qué darte.

A veces sucede, y te sorprendes enormemente por lo excepcional del momento pero normalmente la gente no mira a los ojos de los demás y con esa falta de costumbre, cuando lo hacen no saben ver.

Así son las cosas, tampoco es necesario gastar energía lamentándose. Esa nunca es la mejor opción. Pero es tentador porque es la alternativa más fácil y, mientras estás ocupada quejándote, estás entretenida y no tienes tiempo de conectar con esa sensación incómoda que sientes sin identificar.

¿Y si cierras los ojos? ¿Qué encuentras? Parece un lugar oscuro y cuesta encontrar el interruptor. Aparecen varias puertas y tras ellas innumerables peligros, menos mal que lo cierras rápidamente sin que nada cruce la puerta. Da mucho miedo abrir otra puerta así que te sientas en el suelo y en ese momento te das cuenta de lo triste que estás.

Pero todavía no sabes porqué. Te sientes sola, el mundo parece un lugar agresivo y tú eres demasiado pequeña para enfrentarlo.

Desasosiego.

Posted in Reflexiones y divagaciones with tags on 19 diciembre 2013 by Sel

Desasosiego.

¿Por qué tiene alas sino vuela? ¿Por qué se deja caer al infinito si puede salvarse?
Porque no lo sabe, las alas están en su espalda y nunca las ha visto. Hay gente que ha intentado describirlas pero le cuesta creerlo y otros, con mayor o menor conciencia, le han ido arrancando plumas por envidia de no tener sus propias alas.
Tal vez, sólo necesite un poco de polvo de hadas.

Si amaneciera…

Posted in Uncategorized with tags on 19 diciembre 2013 by Sel

Llegó a su casa con los primeros rayos del sol. En vez de acostarse y tratar de descansar antes de una nueva jornada se sentó a mirar el cielo y escuchar a los primeros gallos.
No tenía sueño pese a no haber dormido apenas las dos noches anteriores agobiada por pesadillas que sólo conseguía entender a medias.
Sentía dentro de ella emociones que no terminaba de comprender. La reunión había sido larga pero no tan dura como ella esperaba, aunque también era cierto que los jefes de las aldeas habían evitado hablar de forma directa de los temas más espinosos.
Cuando salió de allí con sus compañeros tenía ganas de hablar del tema, de compartir opiniones y de comprender cómo se sentía pero sus compañeros necesitaban relajarse o descansar después de tan dura reunión así que no le dieron mucho pie a ello.
Así que siguió sentada mirando el cielo y escuchando los gallos esperando encontrar el hilo por el que empezar a tirar de la maraña que tenía dentro y deseando que apareciera alguien que la ayudara en esa tarea. Como ansiaba poder hablar con alguien…