Cuéntame un cuento

-Cuéntame un cuento le pidió la pequeña antes de dormir a su madres. Pero no quiero hadas ni princesas.

-¿Por qué no? ¿Ya no te gustan las historias fantásticas?, contestó sorprendida la madre.

-Me encantan pero estoy harta de de historias en las que todo se soluciona de repente y sin esfuerzo.

-Entonces te hablaré de una princesa diferente, una princesa sin reino que gobernar.

-Eso no es posible, sino tiene reino el que gobernar no puede ser princesa.

-Aún no he terminado. Esta princesa vivía en un comienzo como una persona normal sin conocer el poder de sus dones.

-¿Poderes? ¿Además de princesa era una super heroina?

-Bueno algo así. No tenía el poder de volar ni era increiblemente fuerte físicamente pero era una luchadora, capaz de transmitir paz y esperanza así como conocer más de lo que las personas le decían.

-Entonces debía de ser muy feliz y estar rodeada de alegría.

-Me temo que te vueves a equivocar, sweetheart. Poner en práctica estos dones le hacía gastar mucha de su energía vital, tanta que a veces no le quedaba apenas para ella misma.

-Eso tiene una solución muy fácil. Sólo tiene que limitar a la gente que ayuda.

-¿Te parece una tarea sencilla decidir quién debe ser ayudado y en qué medida? Además sentía que la gente se acomodaba a su ayudas y que ya no se esforzaban ni lo concebían como extraordinario. Así que decidió viajar lejos. Y entonces conoció el polo opuesto, la gente dejo de buscarla y se quedo sola.

-Si yo pudiera le haría compañía, la escucharía como ella escuha a los demás y le ofrecería mis brazos y mi pecho cada vez que necesitara descansar y recuperar su energía.

-¿Y quién te ha dicho que no puedes hacerlo, respondió la madre misteriosamente guiñando un ojo.

-¿Qué quieres decir? ¿Existe esa persona de verdad?

-Todo lo que deseemos con todo nuestro corazón puede hacerse realidad pero ahora debes descansar que es muy tarde pelusa. Le dió un cálido beso en la frente a su pequeña apagó la luz y se despidió como cada noche:

qué tengas dulces sueños y sueñes con los angelitos.

Anuncios

2 comentarios to “Cuéntame un cuento”

  1. princessatriste Says:

    La verdad es que últimamente tengo la musa a eso de irse a tomar viento, … bueno en realidad viene y se vá , pero esta vez no cuento con los medios necesarios como para dejarlos apuntado y al final la rutuna me vence y la dejo escapar.
    Tengo cosas nuevas sobre Nithell, pero no me convence demasiado. Aún no terminé el Apéndice de Selene y Yinhuel, aunque de cada vez, tengo más dudas de si será un apéndice o parte de la historia introducirla. Son dudas .
    Sigo admirando tu manera de escribir, comparado conmigo la verdad es que me siento hormiguita.
    No se puede comparar un plato de puchero con el manjar de los Dioses, es imposible . Kiss 😉

  2. Tú eres la musa de muchos intentos de artista como yo así que siendo la inspiración sólo tienes que mirarte dentro para encontrar de donde sacar.
    Me siento honrada de que mi humilde cuento te haya servido de inspiración, no sé si has llegado a leer la entrada que te dedique pero espero que te sirva de algo aunque ya veo que la buena racha ha llegado al sur.
    Aprovéchala y crea hábitos más saludables aunque parezcan egoístas.
    Por supuesto espero ansiosa cualquier cosa que salga de tu pluma metafórica y ya sabes que no soy la única así que encuentra el modo si es lo que realmente te apetece:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: