Archivo para noviembre, 2008

Torbellino

Posted in Personal, Soñando Valaquia on 10 noviembre 2008 by Sel

Odeín se sentó y miró fijamente las llamas de la hoguera. A su espalda escuchaba los angustiosos sueños de la joven que pese al agotamiento parecía no encontrar tranquilidad en el descanso. No en pocas ocasiones sintió el impulso de levantarse y hacer algo, luego reflexionaba y entendía que hay batallas que tiene que librar cada uno. Las tinieblas que la rodeaban debían ser extinguidas desde el interior.

Reflexionar, a veces pensaba que era la única actividad de su vida; estudiar y reflexionar pero en esas reflexiones surgía la idea perturbante de ¿para qué tanto trabajo? ¿De que servía tanto saber sino podía compartirlo, utilizarlo, ni enseñarlo? Despejaba esas sombras repitiéndose hasta que se lo creyó que no había nadie fuera capaz de valorar esos conocimientos lo suficiente como para merecer aprenderlos.

Y ahora aparecía ésta chica y despertaba nuevas debilidades que dormían pacíficamente en su interior. Tenía olvidados tantos sentimientos que su despertar le supuso una revolución. Cuando no había alternativa a la soledad las decisiones eran fáciles sólo dependían de él y de su entorno inmediato que pronto aprendió a conocer. Además, y aunque nunca llegaría a ser un verdadero mago (su “dormido” corazón dio otro vuelco de pesar ante esté pensamiento no por conocido más fácil de aceptar), si era capaz de algunos hechizos y encantamientos. De hecho controlaba la magia mejor que la mayoría de seres dotados naturalmente, después de todo había dedicado su vida a ello.

Había dedicado su vida, ¿cuántos años llevaba aquí? No se quiso doblegar al transcurrir caprichoso del tiempo en ese reino y aún seguía haciendo sus cálculos en base a las reglas que regían en la Tierra. Pronto cumpliría 33 años en base a esas reglas, fácilmente abandonó la tentación de divagar sobre: ¿qué hubiera pasado si…? Si nunca hubiera venido aquí, si hubiera vuelto cuando lo hicieron los otros, si hubiera buscado otro lugar más habitado donde establecerse… No merecía la pena dedicarle su energía, eso era pasado y posibles oportunidades perdidas pero bastante tenía para pensar en el presente.

El presente, lo que parecía más urgente era poner calma en ese torbellino de sentimientos despertados. No podía permitir que lo controlaran, había sido muy eficiente manteniéndolos a raya todos estos años para que un pequeño hecho fortuito cambiara el orden que existía en su universo. ¿Pequeño? Si hubiera sabido en ese momento hasta qué punto cambiaría su vida ese pequeño problema de metro setenta que se agitaba y gemía en su lecho…

Anuncios