Archivo para junio, 2009

La tercera en discordia

Posted in Uncategorized on 29 junio 2009 by Sel

No tuvo más que verlo para saber exactamente lo que tenía que hacer.
Se acerco lentamente hacia él, con pasos seguros; ni por un instante dudo de su cometido ni de cómo llevarlo a cabo. Era una de sus mujeres que sin tener nada objetivamente especial llamaba la atención por donde pasara.
Pero estaba acostumbrada a este efecto y no le costó trabajo ignorar todas las miradas acompañadas de murmullos. Cuando le alcanzo le puso una mano en el hombro para llamar su atención y mirándole a los ojos le hablo en un tono de voz lo suficientemente tenue para que sólo él pudiera escucharlo, aunque era una precaución innecesaria porque no había nadie cerca.
Sus ojos tenían una intensidad tan fuerte que parecían leer dentro de él pero no transmitían ansiedad sino seguridad, se dejo llevar y sus palabras le calaron más hondo de lo que fue consciente en esos momentos: “no eres un animal”.
Inmediatamente después, como ya había previsto observo como algo llamaba su atención y le hacía reaccionar rápidamente. Salió corriendo detrás de aquel muchacho sin llegar a responder a estas palabras pero no hacia falta.
Ella le dejo marchar sabiendo que es lo que tenía que pasar, que ellos se tenían que encontrar y que ella había cumplido su parte. Nadie jamás le había mirado a los ojos, no le habían prestado la suficiente atención como para ver más allá de su apariencia terrible.
Sólo las personas capaces de adentrarse en la oscuridad alcanzan la verdadera luz, el resto se conforma con vivir en tinieblas como si no hubiera alternativa posible.

Diálogo entre cabeza y corazón

Posted in Uncategorized on 17 junio 2009 by Sel

-¿Por qué lates tan deprisa? ¿No ves que me haces mal sino llevas tu ritmo?
-Yo tampoco me encuentro bien. No me ha gustado ese final, es tan difícil encontrar un amorq ue te haga feliz que me hace sufrir que alguien lo destruya.
-¿No te das cuenta de que sólo es una película? No es real, sólo son personajes; nadie ha muerto ni nadie ha sufrido. Es sólo para entretenerte pero tú te lo tomas todo a la tremenda.
-No es así, soy sensible; está en mi naturaleza. Necesito expresarme pero a veces no encuentro el medio si no me escuchas sólo puedo latir con fuerza para llamar tu atención.
-Nunca lo había pensado. Estoy muy ocupada precisamente pensando, dándole vueltas a todo, analizando, cabilando… Tengo que controlar muchas cosas.
-Te empeñas en comprender cuando hay cosas que sólo hay que sentir.
-Tengo miedo de dejarme llevar y que salga mal.
-Así es la vida y en el fondo lo sabes. Es inevitable que me hagan daño y no puedes ni debes impedirlo.
-Corazón, intentaré escucharte más a menudo. No quiero que tengas que hacerme sufrir para que te preste atención. Tienes derecho a expresarte.
-Cabeza, siempre he estado de tu lado y siempre lo estaré. Intentaré que mi calor ablande esos miedos y si llega el momento nos recuperaremos juntos.razon y emociones

El deseado

Posted in Uncategorized on 17 junio 2009 by Sel

No entendía cómo había llegado ni qué hacía allí. Todo le resultaba extraño pero empezó a acostumbrarse porque la gente era amable con él, le sonreían y el sitio era precioso pero tenía unas imágenes en la cabeza que lo atormentaban.
Parecía un sueño pero tenía la impresión de que era real. De alguna manera antes de haber llegado aquí fue testigo de horribles crímenes. Vió como una criatura de apariencia humana degollaba sin necesidad de instrumentos a una víctima tras otra. Se estremeció ante la idea de que no sólo fuera real sino que estuviera relacionado con el motivo que le había traido hasta aquí pero lo descarto por inquietante. No tenía sentido pensar en algo tan desagradable cuando estaba disfrutando de su nueva situación.
Interrumpió su risa y su conversación con los amigos cuando sintió que alguien le miraba. Se dió la vuelta temblando ante la expectación y la certeza de que sabía lo que iba a ver. Palideció y se quedo rígido al ver que aquel que aparecía en sus visiones estaba a unos metros de él hablando con una bellísima mujer y mirándole fijamente. Le invadió un enorme miedo y salió huyendo porque temía que fuera a alcanzarle y hacerlo lo mismo que al resto.
Huyo al sitio más seguro que conocía, su propio cuarto. Acogedor, calido, conocido… allí se sentía bien; comenzaba a relajarse cuando alguien llamó a la puerta. Puso una excusa estúpida para no abrir porque sabía quién estaba al otro lado. Ella le paso una invitación a una fiesta pero él sabía que era una trampa no podía ir, no podía dejar que le atraparan, ya no se sentía seguro, tenía que huir.
Saltó por la ventana para no ser visto y con la ayuda de sus amigos corrió sin dirección concreta para perderse pero él le seguía, sabía que le estaba siguiendo, sabía que él conocía sus movimientos… Estaba agotada y empezaba a encontrarse mal pero no podía pararse porque sino le alcanzaría y sería horrible.
Sin darse cuenta descubrió que en su afan de huir había desarrollado herramientas que le permitían huir más deprisa, escalaba edificios pero nadie podía verle hacerlo;eso también traería consecuencias horribles. Sin embargo cuanto más trataba de alejarse de la gente a la vez que seguía huyendo más agotado se sentía hasta que no pudo más.
Llegó a una playa, tan agradable y silenciosa. Allí podría descansar, allí se sentía seguro de nuevo. Pero no, él le encontraría, él conocía su rastro, ¿qué podía hacer? Explicó la situación a unos niños que había allí jugando y decidieron enterrarlo en la arena. Era peligroso porque podía morir asfixiado pero más peligroso era quedarse donde él pudiera hallarlo así que accedió.
No sabía cuanto tiempo pasaba, realmente no se estaba bien allí abajo. No podía oir, ni ver, cada vez le costaba más respirar y el peso de la arena sobre él se hizo cada vez mayor pero podía aguantar un poco más. Era una persona fuerte y escapar de semejante peligro bien merecía el riesgo. Así que esperó…

¿A qué le temes?

Posted in Uncategorized on 10 junio 2009 by Sel

Érase una vez un vampiro con un ansia incontrolable pero no era la sangre lo que le saciaba. Cortaba la garganta a todos cuanto se encontraba en su camino, tal vez ansiaba ser escuchado y en su irreflenable ira lo único de lo que era capaz era de silenciar a los otros que tenían un privilegio del que el no gozaba.
¿Por qué nadie le veía ni le escuchaba? Era como no existir, de hecho peor porque él estaba pero nadie reparaba en su presencia y con eso iba aumentando su frustración y sus ansias.
Hasta que por fin alguien le hablo, fue tal la impresión que no supo cómo reaccionar pero no hizo falta. Ella le conocía y le comprendía, no le juzgaba. Le toco el hombro tranquilizándolo inmediatamente y le susurro mirándole a los ojos: no eres un animal.
En ese momento apareció un chico con imagen anodina pero que derrochaba poder para él que sabía mirar. Él le miro y le vió pero salío corriendo. ¿Por qué todos le temían? Sin embargo era la primera persona que le había visto, tenía que hablar con él.
Utilizando sus talentos de rastreador le siguió durante kilometros hasta que lo perdió en una playa. Sabía que estaba allí pero no lo veía, sólo había unos niños jugando que tampoco le prestaron atención. Derrotado se retiro sin tener la oportunidad de decirle que podían ayudarse que ambos estaban perdidos y les faltaba justo lo que él otro podía ofrecerle.
Ay desdichado cobarde que temes lo que dentro de ti se encuentra, no hay rincón en nosotros que bajo la luz de la comprensión no se torne energía revitalizadora.

Orgullosa de lo logrado

Posted in Uncategorized on 5 junio 2009 by Sel

En concreto por mi labor como profesora.
Todo el mundo me decía que era un buen grupo, comparando con los grupos que hay hoy en día pero aún así yo veía muchas carencias que no podía ignorar.
Y no lo hice. He trabajado muchísimo, he sufrido disgustos muy gordos, ha habido muchas crisis… pero a fuerza de equivocarme y aprender de esos errores he ido consiguiendo más de lo que mis propios alumnos se esperaban.
Por fortuna he podido ver los primeros resultados de este año aunque aún les falta un poco para darse cuenta de lo que he hecho por ellos y que puedan agradecermelo.
Parece que acerté al elegir esta profesión no sólo porque podía hacer las cosas bien sino porque era mi pequeña aportación para cambiar las cosas a mejor:) Y aunque soy anti-OT esta cancion me encanta;)
Adelante, Naiara

Dispuesta a encontrar mi flujo de energía vital

Posted in Uncategorized on 1 junio 2009 by Sel

“Y habiendo prescindido de algunas partes selectas de nosotros mismos, nos separamos de nuestra energía y nuestro poder”
Para ser una buena terapeuta algún día antes tengo que aprender yo y estoy en buen camino:)
La vereda de la puerta de atras. Extremoduro