Archivos para julio, 2009

Recuerdos, anhelos y miedos

Posted in Uncategorized on 30 julio 2009 by Sel

Confundes a las personas con el anhelo que te inspiran. No es a él a quien deseas o por quien te sientes atraida sino los vacíos que presientes que te podría hacer llenar. Pero ese es el camino fácil.
En el camino difícil se aprende a reconocer esos vacíos y a no temerlos. ¿Qué anhelas que realmente no tengas?
Alguien que me desee y me quiera sin necesitarme. No quiero ser responsable del bienestar de un compañero o un amigo. Quiero compartir alegrías y tristezas pero no ser su principal causa.
No comprendo esta deshazón. Tal vez no haya sido suficiente lo que creía saber hasta ahora. Cada momento nos descubre cosas nuevas. No es una persona lo que ocupa mi mente sino momentos. Momentos que me hicieron sentir cosas que añoraba, que provocaba sensaciones que anhelo.
En el fondo del Lago Azúl bajo un hermoso y escondido puente hay una estatua de piedra sencilla pero bella con la imagen de una mujer arrodillada elevando la cabeza hacia la superificie. En el mismo puente hay una breve historia que explica quién es esa doncella y qué hace mirando la superficie sin alcanzarla nunca.
Era una chica como la mayoría que ansiaba un amor que le diera sentido a su vida y que lo encontró finalmente. Era una mujer que cuando tocó la felicidad se le escapó de las manos. Todas las noches se reunía con su amado hasta que un día no llegó sino que la muerte le encontró por el camino.
Tanta era la desdicha que esa joven sentía que no podía evitar visitar el lugar en el que siempre le esperaba con la débil esperanza de que no fuera real y él apareciera pero la realidad la aplastaba como una losa obligándola a llorar el dolor que la atenazaba.
Pero llegó el día en que ni las lágrimas que cuentan que dieron nombre al lugar fueron suficientes para calmar su espíritu. Cuando tu vida gira en torno a algo y lo pierdes no queda nada que te haga continuar y la única salida parece ser reunirse con lo pérdido aún sin tener la seguridad de que pueda funcionar.
Por primera vez en varias noches dejo de llorar, tránquila al tener una meta y se fue introduciendo en el lago sin miedo porque no le quedaba nada que perder. Dejo que el agua la empapara y la cubriera, no forcejeo ni tuvo miedo cuando empezo a notar que le faltaba el aire; al contrario sonrio previendo el final de su dolor y dejo que el lago creado por sus propias lágrimas se llevara su dolor para siempre.
Como en todas las historias la casualidad hizo acto de presencia en la forma de un joven escultor que por azar apareció en ese lago que nunca había visitado ni conocía para descubrir el cuerpo de la muchacha helado y azulado por el frio. Lo recogió y le impresionó tanto la escena que decididió investigar hasta descubrir la historia.
Pero sentía que eso no era suficiente, algo en su interior le decía que tenía que hacer algo más. Que él tenía algo especial que podía ofrecer en esa situación y así deicidió hacer la estatua de piedra que coloco en el fondo del rio retando a los transeuntes con su templanza y su paz. Comprendió que un símbolo que nadie comprende esta condenado al olvido y escribió su historia para que nunca fuera olvidada.
En un último impulso apenas consciente decidió añadir algo personal a la historia y escribió la siguiente conclusión. Por grande que sea el dolor no dejes nunca que nuble la alegría de vivir, frase que más tarde se convertiría en “no llores por no ver el sol o las lágrimas no te dejarán ver las estrellas”.