Roberto

Mareado por el movimiento y sin poder enfocar la vista debido a lo borroso que veía a través del cristal no pudo evitar fijarse en esos profundos ojos marrones, tan diferentes ya a simple vista de todo lo que solía ver.
No podía escuchar nada de lo que se hablaba fuera pero vió una expresión de tristeza y compasión tan marcadas en la joven que pese a su situación sintió deseos de consolarla.
Ella dejo de mirarle para fijarse en algo a su derecha y el decidió volverse todo lo que las circunstancias físicas le permitían para observar que había llamado su atención.
Nada que le sorprendiera, esos dos adultos que ya le resultaban familiares le agitaban con evidente alegría. Cuando volvió a mirarla ella era la que hablaba, aún sin escucharla podía sentir su convicción y sin duda debió resultar convincente porque el adulto le entrego la botella en la que se encontraba.
Ella la sostuvo entre las manos con cariño. Él comprendió que tenía una oportunidad pero ¿qué podía hacer? No podía hablar, no podía escuchar, apenas podía moverse… Trato de transmitir su necesidad de libertad con su mirada reptiliana y llamo su atención con su lengua que era uno de los pocos movimientos que podía permitirse.
Casi había perdido ese hilo de esperanza recien recuperado cuando la joven lo puso en el suelo de tierra y le dijo algo que no escucho pero en sus ojos leyo la despedida.
Aún sin creerse “la suerte” de la que gozaba trato de cavar. ¿Cavar? Estaba encerrado en una botella, ¿cómo iba a conseguirlo? Cerro los ojos e imagino la tierra bajo él; húmeda, blanda, casi llamándolo. Las sensaciones eran tan poderosas que casi podía creer que estaba fuera de esa cárcel que irónicamente lo había mantenido con vida todos estos años.
La tierra seguía llamándolo con una promesa de paz. Cuanto deseaba dejarse llevar, esconderse bajo esa tierra tan tranquilizadora y huir del mundo de la luz.
Abrió los ojos con un suspiro de resignación cuando sintió que la botella se inclinaba hacia delante y empezaba a meterse en la tierra. Lo había conseguido pero, ¿cómo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: