Silencio, se vive

O se intenta pensó ella.
No era la primera vez y seguramente no era la última pero seguían doliendo.
Sin cambiar de tamaño se hacía pequeñita hasta escabullirse por una pata de la silla y salir corriendo a otro cuarto.
Sólo servía para que dejarán de ponerla de testigo y tratar de implicarla mientras miraba fijamente el plato que acababa de cocinar.
No le gustaba cocinar pero quería cambiar ciertas lagunas de su vida y esa era una. Esa mañana había estado de buen humor, como casi todas últimamente así que había aprovechado para probar un plato sencillo pero sabroso.
¿Tan difícil es la convivencia? ¿Este será mi futuro algún día? Pensaba la niña espantada ante la perspectiva de formar parte de un ciclo tan destructor.
Con lágrimas en sus pequeños ojos avellana se durmió jurándose que no se expondría, que eso no le pasaría a ella: no viviría con alguien que le gritara y no la escuhará, antes viviría sola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: