Mía

No soportaba tenerla tan cerca y no poderse acercar completamente. Hablaba pero no la estaba escuchando, la observaba. Veía como se apoyaba seductoramente en el marco de la puerta mientras jugaba con la cañita de su zumo, el pelo le caía como una ola sobra un lado de la cara.
De pronto le sobrevino una determinación. Esta vez sería diferente, esta vez tenía que pasar algo. Ya no podía soportar más este juego, su vida era increíblemente vacía anhelando su contacto. Además, estaba completamente seguro de que ella también sentía lo mismo; era evidente su interés pero era una niña egoísta que disfrutaba llamando la atención y jugando con sus sentimientos como si no se le partiera el alma cada vez que la veía marcharse.
-Estás realmente guapa esta noche, consiguió decirle finalmente.
-Gracias, le respondió ella distraídamente sin levantar la mirada de su zumo.
¿Eso era todo? ¿No era capaz ni de mirarle? Seguro que lo hacía para que no pudiera interpretar la reacción de sus ojos. Ella le estaba poniendo a prueba para ver cuánto la deseaba. Esta vez no se iba a dejar abatir, conocía todos sus gustos y se había adaptado a ellos. Se había esforzado por ver las películas que le gustaban, se había apuntado a los clubs de los que formaba parte, aprendía el horario de las actividades en que no podía entrar para cruzarse con ella, incluso había investigado cual era su perfume para rociar con él la almohada y pensar que dormía a su lado.
-¿Te gustaría que diéramos un paseo juntos?, dijo con una voz quebrada y temblorosa convencido de que dejaría su juego y le diría que sí, que llevaba meses esperando que se decidiera.
-Tal vez otro día, estoy cansada y me voy a casa, dijo mientras hacia ademán de marcharse lentamente. Seguía prestando más atención a su zumo que a él.
No lo podía creer, estaba sobrepasando los límites. Ella quería que él diera el paso y lo había hecho, ¿qué más necesitaba? ¿Quería llamar la atención? ¿Quería que le demostrara hasta donde era capaz de llegar por ella? Pues lo haría, esa noche lo haría y, de paso, le demostraría que esa no es forma de tratar a la gente que la ama. Todo podría ir bien, él la colmaría con todo lo que quisiera si actuará como una mujer decente debería actuar.
-Has sido una niña mala Lorena. El cambio en el tono de su voz y en su cara (que por fin había mirado) la hicieron dar media vuelta, ensayar una despedida rápida que quería aparentar seguridad y echar a andar.
-Esta noche no te irás sin mi. Voy a tardar exactamente diez segundos en abrocharme las zapatillas y después iremos a dar un paseo tú y yo.
Estaba a cierta distancia cuando terminó de hablar pero ahora le daba igual, él tenía las riendas; ahora controlaba la situación y disfrutaba con el juego. Quería demostrarle lo que se sentía cuando los más anhelados deseos no se hacían realidad, quería demostrarle que tenía que formar parte de su vida; no podía ser de otra forma.
Comenzó a contar en voz alta concentrado en sus cordones de la misma forma que antes ella lo estaba en su zumo, quería hacerla dudar de la seriedad de sus palabras. Sólo él era consciente de hasta que punto estaba decidido a hacer lo que fuera por tenerla con él esa noche y las siguientes.
Se levantó con total calma y comenzó a andar sin prisa. Descubrió el enorme placer que le provocaba ver que ella aceleraba su paso, disfrutaba tomando el mando y observando como cada enorme zancada de sus piernas equivalía a casi dos de las suyas. Aunque sabía que la terminaría cogiendo no tenía prisa por acabar ese juego, quería darle tiempo de cambiar de actitud y volverse hacía él de una vez para confesar lo que ambos sabían que sentía.
Finalmente echó a correr sin soltar aún ese dichoso zumo, jamás volvería a ignorarle de eso estaba completamente seguro, él aceleró un poco más el paso sólo para no perderla de vista pero sin querer alcanzarla. El juego se estaba poniendo interesante, esa resistencia comenzaba a excitarla y le daba un matiz de caza que le satisfacía enormemente.
Creyendo que lo despistaría giró una esquina pero él estaba alerta y giró en la anterior de modo que se encontraron de frente pero a cierta distancia. ¡Cómo brillaban los ojos negros de esa gacela!
Estaba tan cerca de ella que podía olerla y observo satisfecho que ya no llevaba el zumo en la mano. Bloqueada por el miedo su víctima se paro reconociendo que no tenía escapatoria y él sonrió anticipando la siguiente fase del juego, SU juego.

Anuncios

2 comentarios to “Mía”

  1. Guau!! me encantó.
    Tienes una capacidad extraordinaria de convertir lo que para ti es una pesadilla en algo bello. A mí me ha parecido un relato de amor extraordinario, supongo que esa era tu intención, crear algo bonito de la intranquilidad que producen algunos sueños…FELICIDADES!! lo consigues!!.
    Me inquieta el desasosiego del protagonista y la imagen de ella con el dichoso zumo entre las manos, eso lo hace aún más hermoso. Has encontrado una fuente extraordinaria de inspiración: tus propios sueños y lo mejor, sabes cómo utilizarlos: por una lado te sirven para comprenderte a ti misma y por otros para construir un Universo de relatos impresionantes. NO SE TE OCURRA DEJARLO!!!

    También yo me alegro de haberte encontrado.

    PD. compra la licuadora, que veo que lo siguiente va a ser exprimir al pobre protagonista…

    Un beso

  2. A mi sí que me encanta todo lo que escribes, incluyendo los comentarios que me pones:)
    Como ya te comenté en realidad mi intención era totalmente distinta. Quería transmitir al lector lo que había sentido en el sueño pero suele pasarme que la gente interprete lo que escribo de forma distinta a la mía y me encanta:)
    La verdad es que me ayuda muchísimo escribir sobre ciertos sueños que tengo. No me pasa con todos pero hay algunos que me calan tanto que necesito escribirlos para quitármelos de encima.
    ¡Licuadora comprada! Qué ganas tengo de que llegue, aunque compré sandía para compensar las carencias de la que tengoXD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: