Una de cal y otra de arena.

Teniendo en cuenta las historias que cuentan algunos compañeros docentes tengo muchísima suerte aunque me empecine en ser exigente y no conformarme.
En estos dos años de trabajo no he tenido que sufrir ningún incidente disruptivo por parte de mis alumnos, no tienen conductas modelo y se notan demasiado las características de esta nueva generación de adolescentes pero me comparo con compañeros de ESO y PCPI que me hacen sentir afortunada.
Pero lo mejor es que no es sólo eso sino que tengo la enorme fortuna de contar entre mis alumnos con personas que aprecian mi esfuerzo, que son conscientes de mis esfuerzos y que lo agradecen. Que te hacen sentir una buena profesional y que te animan a seguir adelante.
Supongo que es porque estoy comenzando pero he tenido varias pequeñas y grandes crisis en las que me planteaba seriamente mi elección pero hay pequeñas muestras como un mensaje agradeciéndote tu dedicación que te motivan. Además no sabría hacer otra cosa, no quiero hacer otra cosa que no sea enseñar y guiar.
He tenido que bajar mis expectativas. He comprendido que no es tan positivo como parece ayudar tanto que puedas aprobar a toda la clase. Estoy aprendiendo a aceptar que formo parte del proceso selectivo y que no todo el mundo está preparado para ejercer la profesión en la que colaboro formándolos.
Me duele cada alumno que suspende pero, debo reconocerlo, también me duele tener que ser objetiva y poner notas altas a gente que no tiene la actitud.
Me encantaría que todos los alumnos vinieran a clase para aprender, que comprendieran que el esfuerzo es gratificante y que colaborarán para sacarle el máximo partido a las clases pero “hay de todo en la viña del señor”.
Continuaré haciendo las cosas lo mejor posible, aprendiendo de mis experiencias y tratando de quedarme con lo bueno que me impulsa a continuar porque la docencia es una profesión preciosa y además más importante de lo que la gente de fuera quiere creer.

Anuncios

2 comentarios to “Una de cal y otra de arena.”

  1. “Continuaré haciendo las cosas lo mejor posible, aprendiendo de mis experiencias y tratando de quedarme con lo bueno que me impulsa a continuar porque la docencia es una profesión preciosa y además más importante de lo que la gente de fuera quiere creer.”

    Esto es lo que yo te diría si no te lo hubieses dicho tú. Te he comentado muchas veces que me encanta la forma en que “te conclusionas”.
    Creo que estás haciendo un trabajo excelente con tus alumnos, que eres una gran profesional y que cada día que pase crecerás más ún, como profe y como persona.

    Que nadie interrumpa tu camino !!! que creo lo llevas pero muy bien llevado.

    Sigue disfrutando de tu trabajo y de lo afortunada que eres!!!
    Un beso.

  2. Una vez más gracias y, por cierto, me ha encantado tu entrada nueva.
    Me sirve de terapia esto del blog, hay quien dice que es arriesgado descubrirse así pero yo creo que hoy en día hay demasiado miedo a mostrarse tal y como somos.
    Cada día me esfuerzo más por disfrutar de lo afortunada que soy en todos los sentidos y cada vez me cuesta menos sentirme agradecida porque la verdad es que tengo suerte.
    Y ti te llegará pronto la oportunidad profesional que estás esperando;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: