Archivo para julio, 2010

Nada hay bajo el sol que no tenga solución.

Posted in Uncategorized on 14 julio 2010 by Sel


Otras canciones recalcan una de las enseñanzas más importantes “esto también pasará”.
Aunque cuesta tener perspectiva cuando andas inmerso en ciertas situaciones en el fondo creo que todos sabemos que nuestras preocupaciones son innecesarias.
Pero a los tauros no nos gustan los cabos sueltos, las incertidumbres, los problemas por resolver, los cambios… Pues es lo que hay, la vida está compuesta de muchas cosas y ahora toca poner en práctica algunas de las cosas que prácticamente he aprendido.
Mi idealismo ha encontrado apoyo en esa fuente inagotable de libros tan de moda que recalcan que basta con desear algo con tanta fuerza que parezca real para que se haga realidad.
Así que en mi cabeza voy a reescribir acontecimientos recientes y futuros que centrifugan mi cabeza de manera que jueguen a mi favor.
Voy a alimentar esa parte Rousseaniana que tengo y pensar en la innata bondad humana (de casi todos). Voy a pensar que las cosas son más sencillas de lo que parecen antes de que ocurra.
Deseo creerme que la voluntad mueve montañas, ya he comprobado que el amor cambia el mundo así que tengo una base en la que apoyarme.
Todo saldrá bien y lo sé pero es que aunque no fuera así tampoco pasaría nada, no voy a caer al vacío porque tengo un gran acróbata que confía en que cruce la cuerda floja a la vez que vigila por si tropiezo.
Tal vez después de todo tuvieras razón y a la gente buena sí que le pasen cosas buenas.

Anuncios

Lo que me falto decir

Posted in Uncategorized on 9 julio 2010 by Sel

Queridos miembros del tribunal:
Puedo imaginarme que su oficio es bastante duro. Para empezar están aquí trabajando cuando sus compañeros y tal vez su familia están de vacaciones. Nosotros también y nuestro trabajo no se paga.
Entiendo que llevan varios días trabajando y deseando que esto termine. Que ayer gano España y querían celebrarlo pero tenían que madrugar así que están frustrados. Nosotros también.
Entiendo que muchas de las exposiciones que escucharán se parezcan tanto entre sí que aburren. ¿Actúan con la misma desidia cuando corrigen trabajos de una misma clase?
Yo les entiendo pero no espero que me entiendan a mi, aunque sí que me gustaría que recordarán que hace muchos o pocos años estaban de este lado llenos de ilusión y nervios.
Tuvieron delante un tribunal que decidió que eran de los mejores y les dieron la oportunidad de compartir un sueño que los une con la mayoría de personas que tienen delante, enseñar.
Alguien les dio la oportunidad de no preocuparse por el despido, de trabajar libremente sin un jefe directo que te controlara, de gozar de un buen horario con un buen sueldo, de tener un trabajo tan frustrante como gratificante pero que les realiza y les ayuda a sentir que cambian una parte del mundo.
Tienen una deuda con esas personas y la forma de pagársela es ser un buen tribunal como fueron con ustedes o les hubiera gustado que hubieran sido.
Porque si estar de tribunal no es fácil, ser opositor tampoco.
(Como buena escena de película me hubiera ido dejándolos callados y boquiabiertos. Hubiera paseado entre la gente que no entendería porque salía antes de que se hubiera agotado mi tiempo ni porqué sonreía. Hubiera respondido a todo el que me preguntara que había ido muy bien sin que nadie supiera que no había sido la experiencia positiva convencional que todos imaginaban. Por supuesto, el final feliz se hubiera completado con una bonita escena mirando al sol demostrando lo maravillosa que es la vida).

Como la vida misma

Posted in Uncategorized on 8 julio 2010 by Sel

Estaba pensando en que cierta persona me aconsejo que afrontara la defensa de la programación ante el tribunal como una clase más.
Y creo que ha tenido mucho en común con algunas de ellas. Para media hora de exposición te preparas durante horas, ensayas, imaginas cómo va a salir, te adelantas a posibles situaciones…
Entras con la mejor disposición posible, convencida de que lo vas a hacer bien, pensando que va a servir de algo.
Empiezas y te dejas llevar por las palabras ensayadas, debido a la falta de apoyo escrito algunas cosas se olvidan pero tienes tanto que decir que no te callas sino que sigues con alternativas. Estás orgullosa de ti misma y de cómo lo estás haciendo.
Miras al tribunal y ves caras de aburrimiento o ni siquiera ves caras, muros infranqueables que parecen querer transmitirte con la mirada lo a disgusto que están ahí. No molestan pero tampoco sabes si escuchan. Sonríes tratando de provocar una reacción en el muro pero el muro absorbe la sonrisa.
“Le quedan unos minutos para terminar”. Casi se agradece la interrupción para comprobar que están pendientes de algo aunque no sea de ti. Han pasado rápidos los 30 minutos.
Sales y la gente te pregunta cómo te ha salido pero la verdad es que no puedes responder sinceramente. Eres consciente de algunos fallos, crees haber resuelto positivamente la mayoría pero lo que importa no eres tú sino qué harán ellos y es imposible adelantar algo.
Aunque cuando das una clase no estás siendo evaluada como cuando te presentas a oposiciones tienes una meta también y por mucho que te esfuerces tampoco depende de ti. Al final siempre hay una nota, una nota que deseas que sea positiva pero que al final sólo puedes quedarte mirando.

Editoriales “patera”

Posted in Uncategorized on 2 julio 2010 by Sel

Todos los que somos opositores, por desgracia, podemos contar bastantes “batallitas” sobre nuestros procesos. La mayoría se resigna porque el sistema está tan bien organizado que para que tu reclamación tenga alguna posibilidad de ser contemplada no tienes que llevar razón sino un abogado.
Me explico. Hay tres fases a la hora de reclamar cualquier asunto relativo a las oposiciones:
1.Reclamación en consejería rellenado el típico formulario.
2.Una vez que te responden con una plantilla puedes presentar “recurso de alzada” que es otro formulario.
3.Cuando te han vuelto a responder con esa plantilla llena de referencias a artículos de leyes puedes ir al juzgado e iniciar un trámite contencioso-administrativo. Tú tendrás que pagarte un abogado pero ellos están cubierto por el Estado así que, ¿cuántos tienen oportunidad de hacer valer sus derechos?
Pero hoy me quiero centrar en la noticia que acabo de leer en el diario El Mundo. Aquí pongo un enlace de hace un año que viene a decir lo mismo (ciertas cosas parece que nunca cambian): http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/07/andalucia/1246993750.html
Ya está asumido entre los opositores que si entras sin experiencia lo único que puedes hacer es comprar méritos y entre los que somos llanos hablamos así de directo.
Normalmente la opción más asequible son los cursos que consisten normalmente en responder algunas preguntas cortas sobre un texto que te han facilitado. Aunque los títulos puedan resultar muy sugerentes el contenido no suele ser ni productivo ni práctico.
Ahora hay una nueva moda a la hora de comprar décimas en el proceso final que es acudir al apartado de publicaciones y mandar un texto que puede que ni hayas escrito y si lo has hecho tengo la misma relevancia científica que esta entrada de blog pero que por un módico precio te publican.
Lo máximo que han conseguido es que dos provincias de Andalucía (Granada y Jaen) sean estrictos a la hora de valorar estos méritos pero nada de criterios unificados.
Ya nos quejábamos de hasta qué punto había diferencias entre comunidades y lo increíble que era que se aprobarán convocatorias que recogían que los llamamientos se harían con doce horas de antelación (y lo mejor es que lo ponen para cumplirlo).
Estoy bastante cansada de hasta que punto el mundo de la educación y la docencia está viciado desde sus mismos orígenes porque lo que he hecho aquí es una síntesis de lo que apesta en el concurso-oposición pero si entramos a hablar de la enseñanza en las facultades de Magisterio…