Fabulando

Lucía se sentó algo derrumbada por la conversación zanjada tan rápidamente por lo de siempre “falta de tiempo”. Si ya era frustrante no tener tiempo para conversar o simplemente disfrutar en común aún era peor ser la única que notara esa carencia.
De repente, recordó la recomendación que le hicieron una vez de parodiar a lo que tenía que enfrentarse. Decía que al plantearte una situación tan exagerada que fuera absurda la realidad resultaría sencilla. Nunca fue efectivo pero sí divertido así que probó.
De repente se sintió como una Quijote femenina a la que la lectura, las series y los dibujos la habían hecho soñar con otra realidad y dejo de considerar las posibilidades factibles para pasar a las fantásticas.
Como no quería tirar a la basura ese puchero que había hecho con tanto cariño empezó a pensar posibilidades:
-Si vivieran en una sociedad prehistórica no tendría que hacer nada porque todas familias de alrededor vendrían a aprovechar ese plato y la recompensarían con sus propias habilidades más tarde. Ojalá fuera Ayla determinó una vez más.
Luego pensó que no era Ayla ni vivía en la prehistoria (a la hora de dormir en una cama eso que había ganado con el cambio) pero sí que tenía vecinos así que comenzó a imaginar que llamaba a una puerta cualquiera con la cacerola y le explicaba al atónito inquilino que le había sobrado y no quería tirarlo ni comer más de lo mismo que si lo quería. ¿Cómo reaccionaría? Si esto fuera una serie lo cogería aún con la boca abierta y la protagonista sería enfocada sonriendo con una voz en off que concluyera el capítulo con una parrafada maravillosa, si fueran dibujos el inquilino comenzaría a saltar con los ojos fuera de las órbitas diciendo que era justo lo que necesitaba porque no sabía qué comer hoy y la última vez quemo la cocina así que le viene fenómenal y entraría en casa gritando “Lucil que hoy no comemos zapatillas”. Por último, si fuera un libro podría pasar cualquier cosa pero pasaría a cámara lenta con exhaustivas descripciones de los lamparones de la cocina.
Sin embargo, esto es la vida real y lo que hace la gente real cuando no quiere algo es esperar a que se estropee para poder tener tranquila la conciencia cuando lo tire a la basura. Bendita evolución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: