Mal acostumbrados.

Sé que lo que voy a decir es conflictivo y que levantaría ampollas pero es de esas cosas que si no dices revientas. Creo que el oficio de educador en todas sus vertientes está menospreciado e infravalorado. Siempre he defendido que ojalá fueran más exigentes con nosotros en nuestra carrera así aprenderíamos más, estaríamos más preparados y no tendría el título tanta gente poco apta por decirlo de forma sutil.

Pero, por otro lado, muchos profesionales no lo son tanto. Todos tenemos experiencia al respecto y podemos hablar maravillas de algunos, deplorables actuaciones de otros y la mayoría pasan por nuestras vidas sin pena ni gloria. Sin embargo, de lo que quiero hablar hoy está bastante generalizado me temo.

No quiero que nos equiparemos a la empresa privada y creo que gran parte de las vacaciones que disfrutamos nos las merecemos pero si nuestro calendario marca como lectivo hasta el viernes 23 y lo sabemos con tiempo para hacernos a la idea. ¿Por qué la inmensa mayoría se alegra y se siente aliviado cuando los alumnos deciden faltar estos últimos días?

Nadie se atreve, afortunadamente, a alentar a los alumnos a faltar (eso ya me parecería el colmo) pero tampoco se hace nada por retenerlos y subliminalmente damos a entender que esos días tampoco vamos a hacer nada importante. ¿Por qué no? Otra queja muy extendida es que nos falta tiempo para cumplir el temario y no sólo la comparto sino que añado para hacer la mitad de lo que me gustaría hacer con ellos pero, por otro lado, aceptamos la incoherencia de regalar días al vacío.

Disfruto muchísimo del cambio de exigencia que suponen estos últimos días, del tiempo con los compañeros pero no quiero aceptar como normal que los días después de la evaluación y antes de las vacaciones oficiosamente no son importantes. ¡Sí que lo son! 

A todo lo que acabo de contar se junta la frustración ante el fracaso que ha tenido mi intento de dar responsabilidad a los alumnos para que aprovechen como ellos quieran estos días pero que vengan y hagan cosas. He superado la media del centro reteniendo a los alumnos en clase pero aún así no me parece suficiente y me siento frustrada, enfada, desilusionada y agotada de luchar contracorriente.

http://www.youtube.com/watch?v=4d6qoYKkctg&feature=feedrec_grec_index

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: