Mi diosa, mi tormenta.

A todos nos pasa, tenemos canciones que inevitablemente nos recuerdan a ciertas personas o ciertos acontecimientos.
Y a mi se me remueve algo dentro cada vez que esucho Lucero de Avalanch, es una canción que siempre me ha emocionado pero desde que ya no soy un “completo, incompleto” me parece traer voces del pasado.
Las ausencias, por grande que sea el vacío que dejen en su momento, son algo con lo que nos acostumbramos a vivir tarde o temprano. Es como si se nos encalleciera la parte de corazón que rodea al trozo que entregamos y cada vez molestara menos. Incluso cuando esas ausencias son totalmente irreversibles.
Pero, al menos a mi, siempre me queda algo tierno entre tanto callo y ciertos momentos, canciones, sueños… se empeñan en traerme gente a la memoria. Y los extraño, y ellos probablemente no lo saben o desgraciadamente no les importe pero es así.
Nunca he echado de menos ser la diosa diurna de la luna, siempre he ansiado tener un poco de guerrero luna pero lo que más añoro y más me duele es abrir el correo y sonreir leyendo sólo un asunto. El destino me ha llevado cerca de tu castillo pero más allá del foso.
Y sé que es mejor así, y que ambos lo hemos elegido de distintas formas y en distintas ocasiones pero el corazón no atiende a la razón y todo esto es simplemente para decir que te extraño.

Anuncios

2 comentarios to “Mi diosa, mi tormenta.”

  1. princessatriste Says:

    Durante muchos años yo he pasado por ello, ¿recuerdas cuándo te hablaba de ello?. Al final, esa herida queda totalmente cerrada, aunque a veces un pequeño roce la hace sangrar un poco. Pero cuando eso sucede, quédate con el recuerdo de todo lo bueno que se vivió y que aunque los caminos se torcieran o cambiaran, fue bueno lo que se disfrutó y que en cualquier parte esa persona es feliz como tú lo eres aquí. Y que como humano, algún que otro día también siente ese pequeño escozor y para aliviarlo piensa en lo bueno que fué y en lo feliz que debes ser ahora en quien sabe donde, con que sabe y con quien sabe quien.

    • ¡Qué grande eres!
      Todo pasa y todo llega, creo que ese es mi nuevo lema.
      Fue bonito mientras duro como se suele decir, y no creo que llegue el día que deje de echarlo de menos pero como tú dices confío que sea feliz y ya está:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: