Un nuevo día, una nueva oportunidad.

The keyA la positiva Cassandra le encantaba decirse eso cuando, realmente, se quedaba sin mejores consejos que dar ante determinadas situaciones.

Porque lo que sí que era cierto es que le costaba demasiado quedarse indiferente, probablemente desarrollará ese hábito de pequeña pero tenía una enorme facilidad para cargarse sobre la espalda responsabilidades que no le correspondían y tratar de solucionar el mundo que pensara que estaba a su alcance.

Sin embargo, maldita casualidad, cuando ella necesitaba oír sus mismos consejos (u otros mejores) de boca de otra persona no había nadie al otro lado de la línea.

Maldita sociedad de la información que juega con las expectativas de la gente, seguro que dentro de unos años los continuadores de los que critican las falsas ideas que promueven los cuentos clásicos harán alguna referencia a eso.

¿De dónde ha salido ese enfado? Pese a ser una persona con genio, le costaba mucho legitimar su enfado. Eso no es de señoritas, a la gente no le gustan los gruñones que se enfadan con facilidad así que también tenía el hábito de no darle salida a esa emoción; sin darse cuenta de que eso mismo es lo que aliviaría gran parte de su pesar.

Finalmente, incapaz de decidir por dónde empezar el día, volvió a la cama y se hizo un ovillo entre las sábanas cansada de decidir por el momento y deseando que las cosas se ordenarán ellas mismas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: