Archivos para septiembre, 2015

Dejarse llevar, suena demasiado bien.

Posted in Uncategorized on 24 septiembre 2015 by Sel

Y normalmente lo es pero siempre hay dos caras en una moneda.

dejarsellevar

Es curioso que a lo largo del día de ayer prácticamente comenzará con el consejo de “dejarme sorprender por la vida” y terminara con la conclusión de que no siempre es apropiado dejarse llevar por la situación.

Y es que como bien dice Pau Donés (hoy va de canciones) “todo depende, de según cómo se mire, todo depende”. Normalmente soy positiva y tengo en mente ese consejo que espero ir aplicando poco a poco pero ayer me acosté preguntándome qué me había pasado y porqué me había dejado llevar con una actitud que normalmente no tendría.

Lo fácil sería poner la causa fuera: era por las compañías, surgió la conversación… Pero suelo ser honesta conmigo misma y debo confesar que eso sólo fue el detonante de algo que tengo dentro y que salió de una forma inapropiada porque criticar no es mi actividad favorita.

Así que hoy me levanto con la tarea de atender a esas emociones y pensamientos que surgieron ayer. No puedo cambiar a la gente pero si puedo ser reactiva o proactiva como dice Borja Vilaseca en “El principio se pone la corbata”. Ayer fui reactiva y no me sentí bien, hoy voy a trabajar en ser proactiva y no siempre dejarme llevar si me doy cuenta de que la reacción no me hace sentir bien.

La conclusión bien podría ser esta

proactivo_reactivo

Me gustan las mudanzas.

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 22 septiembre 2015 by Sel

Supongo que el título sonará extraño a mucha gente pero realmente creo que me gustan las mudanzas y que son una oportunidad.

Mudanza=oportunidad

                      Mudanza=oportunidad

Las mudanzas, tal y como a mi me gustaría que fueran, nos regalan una ocasión de reflexionar y recordar. Cuando no tenemos necesidad de planteárnoslo solemos acumular objetos y eso no siempre nos hace la vida más fácil ni a nosotros más felices pero hay una inercia que nos empuja y ¿para qué luchar contra ella?

Por eso me gustan las mudanzas que te ofrecen la ocasión de cambiar el aire, en cierto modo literalmente porque implican cambio de domicilio pero también porque hay cosas que no tocas, no recuerdas y de repente te enfrentas a ellas con otros ojos y dices ¿por qué no he mirado estas fotos en tanto tiempo? ¿para qué compre este artículo si ya tenía uno guardado?

Lo único que no me gusta de las mudanzas es que no sé qué hacer con las cosas que sé que no quiero. Lo más sencillo es titarlo y, en el mejor de los casos reciclarlo, pero me parece tan cruel como ciertos detalles de Toy Story 4. Que yo no lo necesite no quiere decir que sean inútiles pero no paro de preguntarme cómo darles otra vida. Hay contenedores para ropa, hay libros de 2ª mano, también se compran las películas pero ¿y el resto?

Por ejemplo, ¿qué haces con esos regalos que te hicieron con todo el amor del mundo pero que no te gustaron? Los conservas por esa inercia que te hace ponerlos en algún lugar escondido de la casa en el que los puedas olvidar pero la mudanza te hace repasar cada rincón y si eres sincero no quieres llevar esos objetos a tu nueva casa y realmente no tienes ninguna obligación de hacerlo.

En fin, mudanza y oportunidad y recuerdos y nostalgia y nuevas oportunidades. Todo eso y mucho más me ronda ahora mismo.