Archive for the Reflexiones y divagaciones Category

¿Qué sientes?

Posted in Personal, Reflexiones y divagaciones, Uncategorized with tags on 19 diciembre 2013 by Sel

ImageSiempre me ha gustado esa frase y siempre le he dado importancia a la vista, la observación, los ojos…

Cuando era adolescente disfrutaba incomodando a la gente sólo con mirarlas. Me sentía poderosa viendo cómo la gente sentía la fuerza de mi mirada y no necesitaba hablar.

También me encantan las palabras, sobre todo escritas pero el lenguaje puede quedarse corto o estás tan cansada que no tienes fuerzas para intentar explicarte una vez más. Deseas con todas tus fuerzas que, esta vez, sea alguien quién te mire a los ojos y sepa qué necesitas y qué darte.

A veces sucede, y te sorprendes enormemente por lo excepcional del momento pero normalmente la gente no mira a los ojos de los demás y con esa falta de costumbre, cuando lo hacen no saben ver.

Así son las cosas, tampoco es necesario gastar energía lamentándose. Esa nunca es la mejor opción. Pero es tentador porque es la alternativa más fácil y, mientras estás ocupada quejándote, estás entretenida y no tienes tiempo de conectar con esa sensación incómoda que sientes sin identificar.

¿Y si cierras los ojos? ¿Qué encuentras? Parece un lugar oscuro y cuesta encontrar el interruptor. Aparecen varias puertas y tras ellas innumerables peligros, menos mal que lo cierras rápidamente sin que nada cruce la puerta. Da mucho miedo abrir otra puerta así que te sientas en el suelo y en ese momento te das cuenta de lo triste que estás.

Pero todavía no sabes porqué. Te sientes sola, el mundo parece un lugar agresivo y tú eres demasiado pequeña para enfrentarlo.

Desasosiego.

Posted in Reflexiones y divagaciones with tags on 19 diciembre 2013 by Sel

Desasosiego.

¿Por qué tiene alas sino vuela? ¿Por qué se deja caer al infinito si puede salvarse?
Porque no lo sabe, las alas están en su espalda y nunca las ha visto. Hay gente que ha intentado describirlas pero le cuesta creerlo y otros, con mayor o menor conciencia, le han ido arrancando plumas por envidia de no tener sus propias alas.
Tal vez, sólo necesite un poco de polvo de hadas.

Como cualquier otro

Posted in Reflexiones y divagaciones on 30 diciembre 2011 by Sel

Acabo de ver el final de un documental en el canal Historia donde hablaban de cómo personajes célebres habían terminado siendo asesinados y para enmarcar su final también aportaba un resumen biográfico. En concreto, he pillado a Gandhi cuya historia es conocida por todos. Desde luego, es un personaje admirable pero una de las cosas que más me gusta de su historia es el origen.

Lo que más me motiva y me llena de esperanza es que no es gente predestinada a cambiar el mundo ni a crear historia. Es gente normal que durante muchos años llevan una vida normal, incluso son de familias pudientes o acomodadas. Estudian, forman familia… pero un día reaccionan ante la realidad y eso es lo que me pasma.

¿Qué sucede en ese momento? ¿Qué es eso que les hace pasar de ser personas a corrientes a luchadores incansables? Creo que una de las claves de su éxito es el apoyo y el seguimiento de gente que piensa como ellos pero eso no está ahí desde el principio. Los personajes históricos en los que pienso comienzan solos y con pequeñas acciones.

Y eso tengo ahora mismo en la mente, ese momento mágico que hace que de una persona cualquier un ser increíble porque significa que cualquiera de nosotros puede convertirse en una herramienta para cambiar el mundo, incluida yo. Tal vez algún día encuentre esa chista o ese valor que me falta y haré más de lo que hago. No quiero pasar a la historia ni crear una nueva corriente de pensamiento sólo ansío sentirme bien conmigo misma y llegar a esa inalcanzable meta en la que piense que hago suficiente y que no me limito a gozar de mi suerte o desaprovechar las oportunidades que tengo.

Divagando

Posted in Reflexiones y divagaciones on 23 diciembre 2011 by Sel

-¿En qué piensas?

-No lo sé, supongo que en varias cosas a la vez.

-Pareces triste.

-Puede que lo esté.

-Eso me pone triste a mi…

Danzad malditos, danzad

Posted in Personal, Reflexiones y divagaciones on 11 octubre 2010 by Sel

Una mañana más Marianela salió de su modesto apartamento, siempre le pareció irónico que unos apartamentos tan oscuros, pequeños y humildes estuvieran anexionados al mejor hotel de la ciudad. De todas formas nunca coincidía con los otros, los que entraban por la gran y luminosa puerta del hotel. Ella sólo podía ver la espalda y el patio trasero donde se cruzaba sólo con ojos tristes y caras grises. Suspiró y camino mirando hacia bajo, tan ensimismada en sus propios pensamientos que tropezó con otra transeunte.

Subió la mirada para disculparse y sonrió sin darse cuenta al ver a una linda muchacha. Iba perfecta, tenía el pelo brillante y recién arreglado; llevaba un precioso vestido de gasa verde que combinaba perfectamente con una graciosa flor natural que había utilizado para hacerse un precioso collar. Marianela se sonrojó y se sorprendió cuando esa perfecta dama le sonrió de vuelta antes de seguir su camino.

Era un detalle al que la mayoría de la gente no le hubiera dado importancia pero a ella la lleno de un agradable sentimiento de calidez, se estiro y siguió caminando con una actitud diferente.

No había terminado de cruzar el patio cuando escuchó una orquesta. ¡Qué día tan sorprendente! Se sintió inmediatamente atraída por la música y se dirigió hacía el sonido de las trompetas y los tambores casi corriendo. Tuvo que para porque se vio envuelta en un grupo de gente elegantemente arreglada, apuestos caballeros y encantadoras señoritas la miraban con el ceño fruncido aunque no decían una palabra.

Quería salir de allí, estaba fuera de lugar y se daba cuenta de que molestaba, que nadie la quería allí. Pero cuanto más intentaba salir más roces y golpes daba a los demás. Ya no podía ver a la banda, ni las vallas que limitaban el patio trasero del hotel, no sabía donde estaba la salida ni qué hacer.

Cerró los ojos y respiro profundamente. La música que sonaba la lleno y comenzó a bailar en espiral con esa calidez que le había provocado la primera sonrisa del día. Con los ojos chispeantes de alegría  se hizo un hueco entre las filas de bailarines y comenzó a danzar con ellos. Para su sorpresa, ya nadie se fijaba en ella, nadie destacó que su vestido no era de seda y que sus zapatos estaban gastados, que iba despeinada (como siempre) y que al limpiarse la última lágrima de la mañana se había dejado un rastro del sucio trapo que utilizo.

Sin embargo, no podía danzar con libertad. Tenía un libro en las manos, no podía soltarlo porque de él dependía su futuro (o eso pensaba). Pero el libro era pesado y no le permitía libertad de movimientos. Hizo el amago de depositarlo en el suelo pero había mucha gente que podía pisarlo y ella no podía perderlo de vista.

Incapaz de decidir cogió aún más fuerte su libro con una mano apoyándolo con su cuerpo y con la otra se sujeto la punta del vestido para bailar lo mejor que podía, nunca había sabido renunciar ni priorizar.

¡Protesto!

Posted in Personal, Reflexiones y divagaciones on 24 mayo 2010 by Sel

Sólo hay una persona que sabrá sacarle el segundo sentido al título de mi entrada pero el 1º es bastante sencillo.

A los españoles nos encanta protestar y quejarnos; lo cual no es necesariamente, o mejor dicho totalmente, malo en mi opinión.

El problema, tal y como yo lo veo, es que no solemos pasarnos de la protesta informal con la gente de confianza que no termina en ningún sitio. Lo más que podemos conseguir es provocar una reacción determinada en nuestro oyente pero más allá del desahogo que supone no le veo nada de práctico.

Y otro problema es que o somos muy egoístas o muy estrechos de miras (tal vez los dos en muchos casos) porque no nos irritamos ante las cosas más graves, importantes, injustas o trascendentes sino ante lo que nos toca a nosotros. Lo digo en concreto por el revuelo que se ha organizado ante los recortes al sueldo de los funcionarios.

No me parece una medida justa ni adecuada porque no todos los funcionarios tienen trabajo fijo ni un buen sueldo como corrientemente se piensa y las noticias con su enfoque sensacionalista nos han recordado pero antes de eso había millones de parados, las organizaciones no daban a basto para ayudar a las familias que no llegaban a fin de mes y sí, se protestaba a gritos en los bares con una caña o una copita de vino pero no escuche amenazas de huelga general por parte de ningún sindicato.

Esta protesta me incluye porque no hago todo lo que podría hacer por cambiar las cosas que me rodean así que me llamo también la atención a mi misma y espero que a alguien más le cale el mensaje. Me gustaría terminar con unas líneas muy famosas aunque no sé si se conoce al autor.

Primero arrestaron a los comunistas – pero yo no era comunista, así que no hice nada. Más tarde vinieron a por los social demócratas – pero yo no era social demócrata, así que no hice nada. Después arrestaron a los sindicalistas – y no hice nada porque yo no era uno de ellos. Y luego vinieron a por los judíos y después a por los católicos, pero yo no era ni judío ni católico y por eso no hice nada. Finalmente vinieron a por mí y me arrestaron – y ya no quedaba nadie para que pudiera hacer algo al respecto.

Me da Vértigo pensar en el futuro a veces.